CITROËN C5 AIRCROSS

Citroën es una marca que siempre se ha caracterizado por hacer las cosas de forma diferente al resto, cuenta en su historia con modelos que destacaron por su atrevido diseño, su avanzada tecnología y sobretodo por su incomparable suspensión. No obstante, en la década de los 90 y 2000, la marca entró en la monotonía y sus modelos se integraron como “uno más” en el mercado.

Citroën C5 Aircross
Citroën C5 Aircross

Citroën tenía que reinventarse y diferenciarse nuevamente del resto, y el Grupo PSA era consciente de ello, así que se tomó la decisión de arriesgar. En 2014 Citroën lanzó el C4 Cactus, un modelo con un lenguaje de diseño único, lleno de líneas horizontales y abundantes protecciones exteriores que la marca bautizó como “Airbumps”. Este modelo parecía ser una estridencia puntual, pero resultó ser la base de la evolución de la marca. Desde 2014 los nuevos modelos que se iban incorporando continuaron con las líneas maestras marcadas por el C4 Cactus, de esa forma el C3, C3 Aircross y Berlingo fueron evolucionando ese concepto tan peculiar hasta llegar al Nuevo Citroën C5 Aircross.

Citroën no contaba con un SUV de referencia en su catálogo mientras que sus hermanos del Grupo PSA ya disponían de varias alternativas de 5 y 7 plazas. Este nuevo C5 Aircross se basa en la plataforma EMP2, la misma del Nuevo DS7 Crossback o del Peugeot 3008, aunque gracias a la gran adaptabilidad de esta plataforma, cada modelo es diferente. El DS7, con sus 4,60 metros de longitud y más de 2 metros de anchura, es el más grande de los tres, el Peugeot 3008, con 4,45 metros de largo y 1,85 de ancho es el más pequeño, mientras que el C5 Aircross se sitúa en medio de los dos con sus 4,50 metros de longitud e idéntica anchura del 3008. Eso sí, de los tres modelos, el que ofrece mayor maletero es el Citroën, con un cubicaje mínimo de 580 litros, 30 litros más que el DS7, pero con la posibilidad de aumentarlos hasta los 720 litros deslizando los asientos.

Plazas Traseras C5 Aircross
Plazas Traseras Citroën C5 Aircross

Es precisamente ese detalle lo que diferencia al C5 de su competencia, la modularidad de las plazas traseras. El Citroën C5 Aircross cuenta con tres plazas independientes en la segunda fila, que se puede deslizar 15 cm, reclinar y abatir completamente. Poder contar con ese extra de funcionalidad resulta  muy práctico para aquellas personas que busquen poder “jugar” con el espacio. Las plazas traseras son aptas para tres adultos, hay bastante espacio para las piernas y la altura libre al techo, sin ser de las más generosas del segmento, es correcta para personas de hasta 1,90 metros de estatura.

Los asientos son protagonistas en este C5 Aircross, siguen la tendencia horizontal y ancha iniciada por el C4 Cactus, pero en este caso ofrecen un mayor apoyo lumbar y una sujeción lateral más amplia que permite una mejor estabilidad  de los ocupantes en las curvas. Aparentemente no dan la sensación de sujetar bien, pero una vez que te acomodas te das cuenta que sí lo estás, Citroën lo consigue usando material visco-elástico, que se adapta al contorno del cuerpo, en lugar de espumas convencionales.

Maletero Citroën C5 Aircross
Maletero Citroën C5 Aircross

El interior en general, está bien acabado, es cierto que Citroën tiene una forma curiosa de usar los materiales y que quizá encontremos más plástico duro que en otra alternativa del mercado, pero hay que reconocer que el trabajo con el cuero y los mullidos está donde debe estar. La unidad probada es un acabado SHINE, el más alto de gama y la calidad general es buena, tanto a nivel de materiales como de remates y ajustes. Es un vehículo que no desentona en ningún apartado, cuenta con un diseño fresco, diferente, con todo bien situado y muy al alcance del conductor. Los puntos criticables del interior son principalmente basados en gustos personales y preferencias individuales, pero objetivamente es un coche bastante bien resuelto y pensado.

Salpicadero Citroën C5 Aircross SHINE
Salpicadero Citroën C5 Aircross SHINE

La prueba la realizamos durante cuatro días, la unidad cedida equipaba el motor HDI 180 con cambio automático EAT de 8 relaciones. Es el mismo motor que pude probar con el DS7 Crossback y su funcionamiento en aquél momento me gustó mucho y ahora con el C5 Aircross no iba a ser menos, aunque presenta varias diferencias con respecto al DS.

Se nota que DS es la marca premium del grupo y goza de una personalización propia. El HDI 180 en el DS se mostraba más impetuoso, con un modo SPORT muy agresivo que transformaba radicalmente el funcionamiento del motor y el comportamiento del SUV en general. En el C5 Aircross todo está más comedido, el motor empuja con fuerza en cualquier momento, acelera con contundencia y el cambio EAT8 responde a la perfección, con velocidad y precisión, pero no llega al nivel de respuesta del DS7 Crossback. Con el DS, los diferentes modos de conducción modificaban enormemente la respuesta del vehículo y su comportamiento, mientras que en el C5 los cambios, si bien son perceptibles, son más sutiles. Durante los días de prueba hubo mucho recorrido por carreteras secundarias y una conducción poco económica y el consumo se situó en una media de 6,4 litros, un resultado muy bueno.

Cuadro Digital C5 Aircross
Cuadro Digital C5 Aircross

Estas diferencias son lógicas ya que PSA quiere dotar de personalidad propia a cada integrante de la familia y el C5 Aircross pretende ser el generalista más cómodo del mercado. A la suavidad del motor hay que sumar la excelente suspensión con topes hidráulicos progresivos, un ingenioso invento que estrenó el nuevo C4 Cactus y que en este C5 Aircross alcanza una cota de perfección muy elevada. Básicamente consiste en añadir en los extremos del recorrido del amortiguador unos depósitos de aceite micro perforados, de tal forma que cuando la suspensión oscila la presión que ejerce el amortiguador se disipa en esos depósitos de aceite al transferirse el líquido por esos agujeros a unos conductos externos. De esa forma se evitan rebotes e impactos secos y se logra una mayor estabilidad del conjunto.  En carretera lo que nota el conductor es una gran estabilidad, una absorción de las irregularidades del asfalto como casi ningún coche puede igualar y una sensación de aplomo y estabilidad muy grande. Como siempre, Citroën da en el clavo cuando se trata de una suspensión.

La dotación tecnológica es impresionante, esta unidad con acabado SHINE tenía prácticamente todos los extras disponibles y no se le echaba en falta nada, gracias al cuadro digital ni siquiera hace falta un Head Up Display.

La unidad de la prueba, con todos los extras cuesta 32.500€, un precio ligeramente inferior a la competencia equivalente con equipamiento similar. No obstante, Citroën lanza promociones con frecuencia y este año 2019, con motivo del centenario de la marca, la campaña de descuentos va a ser muy agresiva.

PRUEBA DEL CITROËN C5 AIRCROSS EN YOUTUBE: 

 

ANÁLISIS DEL INTERIOR DEL CITROËN C5 EN YOUTUBE:

PRECIOS Y EQUIPAMIENTO:

https://www.blendio.es/coches/nuevos/citroen/c5-aircross/todoterreno-5-puertas/2018/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.